¿QUE ES UN POOL DE DESCARGA?

 

Es un sistema que consiste en que los fabricantes, distribuidores y transportistas se adhieren a las condiciones del pool de alquiler que gestiona una empresa. Este pool suministra ante peticiones de las empresas las cantidades de palets necesarios para las operaciones recogiéndolos en destino y asignándoles de nuevo al sistema.

Las dos principales organizaciones de pool qué de alquiler de palets en Europa son CHEP y LPR. Sus palets son fácilmente identificables, Azul-CHEP y Rojo-LPR.

Cuando llevamos esto a la práctica la empresa solicita los palets al pool, los recibe y utiliza en su transporte y distribución, y en destino son recogidos por la empresa de pool. El usuario paga un alquiler por el uso de los palets en esas operaciones. La ventaja es que la empresa no tiene que disponer de un stock de palets sino que los solicita cuando los necesita, el inconveniente es que dependiendo del destino la recogida en destino se puede alargar.

 

Uso de un sistema u otro y su reflejo en el contrato de transporte.

Un exportador en función de los requisitos de cada operación y las exigencias del cliente optará por utilizar los palets de un tipo u otro. El uso de un sistema u otro depende de que por ej. el cliente ya esté adherido a un sistema u otro. Por ej. si vendes a un gran distribuidor y este está adherido te podrá condicionar sus entregas al uso de palet en régimen de pool de alquiler.  Este aspecto, de mayor importancia cada vez, debe quedar claro en el momento en que se pacta la compraventa entre exportador e importador pues el envase y embalaje son elementos importantes tanto por razones de seguridad como de coste.

Igualmente influye en el contrato de transporte internacional por carretera, pues el uso de uno de los 2 sistemas supondrá el intercambio o no de los palets con el transportista, aspecto que debe pactarse de antemano. Lo recomendable es especificarlo en la Orden de carga que el cargador envía al transportista, y posteriormente reflejarlo en el CMR en el momento de la carga y en el de descarga en destino. 

Este es el tratamiento fitosanitario qué siguen los palets de madera. La madera utilizada en la construcción de los palés usados en el transporte internacional puede constituir una vía de transmisión de infecciones fitosanitarias de unos países a otros. Por esta razón la FAO promulgó en 2002, mediante la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (IPPC),  la norma NIMF 15, “Reglamentación del embalaje de madera utilizado en el Comercio Internacional” que entró en vigor en 2004.

Esta norma se concreta en una prevención en origen mediante el sometimiento de los palés a un tratamiento térmico o químico, su marcado y certificación como requisitos para la aceptación de su uso en el comercio internacional (inspección en aduanas). En caso contrario los países que exigen este requisito pueden impedir la entrada de la mercancía en su país.

 

La Unión Europea aplica esta normativa a las importaciones mediante la directiva 2004/102/CE y en España es de aplicación la Orden APA/3290/2007. Aunque la NIMF 15 no es de aplicación para los intercambios intracomunitarios se prevé su exigencia a medio plazo. Además desde 1 de julio de 2009 se exige para los palés de madera de pino de Portugal que acceden al territorio de los otros países comunitarios  como consecuencia de la plaga de nematodo del pino. La organización EPAL se ha adelantado a la futura exigencia y desde 1 de enero de 2010 exige a todos los fabricantes de palés EUR EPAL la aplicación del tratamiento y su marcado para los palés de nueva construcción.

Los tratamientos contemplados en la norma son el térmico y el químico. El primero consiste en que la madera debe calentarse conforme a un programa específico de tiempo/temperatura, mediante el cual el centro de la madera alcance una temperatura mínima de 56° C durante un período de duración mínima de 30 minutos continuos en todo el perfil de la madera (incluida su parte central). El tratamiento químico consiste en la fumigación con bromuro de metilo lo que provoca diferentes inconvenientes que han generado una recomendación en contra. 

 

Unidades de carga y aplicación del sistema modular

Los Proveedores y Distribuidores necesitan colaborar conjuntamente aplicando los tamaños modulares que se detallan en este apartado para desarrollar las unidades de carga secundarias eficientes. Los acuerdos y decisiones de colaboración versarán sobre aspectos como: 

-Agrupamiento de unidades primarias

-Estabilidad y altura

-Dimensión y reposición de lineales

Escasos milímetros de diferencia entre dos diseños de un mismo envase, de un mismo embalaje, puede repercutir positiva o negativamente en sus costes logísticos. 

El sistema modular tiene algunas ventajas, como pueden ser: 

-Reducción de los costes a través del mejor uso y optimización del espacio y las capacidades de los elementos que actúan en la cadena de suministro (ej. paletas, camiones, almacenes, roll container, etc.).

-Aumenta la capacidad de automatización en fabricación, almacenamiento y distribución. Ej se pueden usar sistemas automáticos de movimiento de mercancías con tamaños estándar como rodillos, uso de transpaletas, robotización en general, enfardadoras o flejadoras, etc.

-Minimización de los daños en productos por medio de un mejor uso del espacio y de mayor estabilidad lo que se traduce en mayor protección. 

-Mejoran las ventajas ergonómicas(estudios y cualidades relativas a la adaptación del trabajo a las cualidades físicas del hombre) en todo el proceso de manipulación.

-Mejoras medioambientales derivadas de un mejor uso del espacio tanto en almacenes como en medios de transporte lo que elimina costes ambientales inútiles (transportes en vacío, ocupación de almacén no eficiente, etc.)