En la actualidad, la exportación a mercados internacionales es algo muy común para todas aquellas empresas que quieran aumentar la venta de sus productos. De hecho, son muchas las empresas que ya tienen un hueco en el mercado internacional. Uno de los mercados internacionales a los que más se exporta es Estados Unidos, siendo este uno de los más importantes, pero, a su vez, de los más exigentes y complicados de exportar.

Es por eso que en este artículo vamos a tratar sobre las peculiaridades que tiene la exportación de productos alimentarios desde España hacia Estados Unidos. Esto es algo muy importante para todas aquellas empresas que decidan dar el paso y lanzarse a la exportación de productos al mercado estadounidense. Como ya se ha mencionado antes, este mercado es muy exigente y es necesario estar informándose continuamente para poder conocer bien los requisitos exigidos para poder exportar a Estados Unidos.

Procedimientos previos

El proceso de exportación hacia mercados estadounidenses es muy complejo. No solo basta con querer exportar cierto producto, sino que es necesario hacer un análisis previo sobre dicho producto. Es muy importante que se tengan en cuenta aspectos como el tipo de producto que es, la procedencia que tiene, el cuidado y los procesos por los que haya podido pasar, etc. Para todo esto, hay que tener en cuenta que existen multitud de normativas de exportación que debemos estudiar exhaustivamente antes de continuar con el proceso de exportación.

Registro en la FDA

La FDA es uno de los organismos previos con los que vamos a tener que tratar en caso de que queramos exportar a Estados Unidos. La FDA (Food and Drug Administration) es el organismo encargado de la regulación de la entrada de muchos productos, como, por ejemplo, productos farmacéuticos, alimenticios, vacunas, cosméticos, etc. Es muy importante inscribirnos en esta institución si queremos realizar el proceso de exportación a EEUU. Es importante destacar que es necesario que se registren tanto la marca que produce como la empresa que se encarga de envasarlo, en caso de que sean empresas distintas.

Una vez que la FDA ya tenga registrada nuestra marca, se encargará de hacer las comprobaciones pertinentes que aseguren que nuestros productos son de calidad y no suponen un riesgo de contaminación para la población.

Una de las cosas que se encarga de controlar la FDA es el procesamiento y la producción de los productos. Esto quiere decir que deberemos poder demostrar que nuestros productos se han elaborado de acuerdo a las normativas sanitarias vigentes y que se han envasado siguiendo también la normativa correspondiente.

Otra de las muchas cosas de las que se ocupa esta organización es de comprobar que los productos que se van a importar son inocuos, es decir, son seguros, que están libres de contaminación, que han sido etiquetados de acuerdo a las leyes vigentes, etc.

Para todos aquellos productos alimentarios que tengan que ver con la industria cárnica (aves, carnes o alimentos con más de un 2% de carne) también es necesario que se tengan en cuenta los requisitos que exige la organización USDA (United States Department of Agriculture            ).

Otro aspecto que se encarga de regular la FDA es el de los ingredientes, aditivos y colorantes que contengan los productos exportados. Todos estos elementos mencionados con anterioridad deben estar reconocidos como no inocuos por la FDA.

Aviso previo

Una vez que hemos hecho todo el trámite con estos organismos, el siguiente paso es encargarnos del aviso precio, también conocido como prior notice. Este aviso previo consiste en la comunicación previa a las adunas estadounidenses de que el producto va a entrar en territorio estadounidense. Es necesario que este aviso previo se haga antes de que se embarque la mercancía. Una vez que se haya emitido el aviso y se haya aceptado por parte de Estados Unidos, la mercancía puede cargarse y se puede iniciar la ruta hacia el país norteamericano.

Etiquetado

El etiquetado de los productos también debe seguir una serie de requisitos para que dichos productos puedan ser comercializados en Estados Unidos. Uno de los requisitos principales es que el etiquetado debe estar escrito en inglés de forma obligatoria, aunque pueda aparecer escrito también en otro idioma (siempre y cuando el inglés sea visible). La información nutricional que se muestre debe seguir el formato que esté establecido por Nutrition Facts.

En las etiquetas deben aparecer de forma obligatoria la identidad del alimento, los ingredientes, la información nutricional, información de alérgenos, el contenido neto del producto y el nombre y dirección de la empresa que se encarga de la comercialización.

 

Una vez que se hayan realizado de forma correcta todos estos pasos y cumplido los requisitos que se exigen, se puede llevar a cabo la exportación de los productos españoles al mercado estadounidense, uno de los mercados donde más se exportan los productos españoles.