El aumento de consumo de vino en los Estados Unidos en los últimos años ha permitido el incremento de las exportaciones de vino español hacia este mercado, el cual es complejo y ha significado varios retos para nuestra producción vinícola. TheFoodTeam International como agente exportador puede hablarte de los pormenores del mercado norteamericano para el vino y los procesos que implica exportar vino hacia los Estados Unidos.

 

Estados Unidos, un mercado complejo para el vino español

La cultura del vino es relativamente nueva para los norteamericanos y tiene mayor presencia en los adultos jóvenes. Sin embargo se registra como el país con mayor consumo en volumen, mientras que el mayor consumo per cápita permanece en Europa en Francia.

Hasta 2014, España era el sexto exportador de vino hacia los Estados Unidos. El vino preferido en este mercado es el vino de mesa, seguido de los vinos espumosos y siendo el vino blanco el más consumido. Estudios han demostrado que hay periodos del año donde el vino es más consumido en Estados Unidos, como por ejemplo en los meses mayo, junio y octubre noviembre. Por otro lado, las regiones más consumidoras de vino son la costa este y oeste, particularmente los estados de Nueva Jersey, California, Florida, Nueva York, Illinois, Massachusetts y Texas.

 

Requisitos para exportar vino a los Estados Unidos

Para llevar tu vino al mercado norteamericano necesitas un importador con licencia federal, quien debe tener el permiso básico o Importer Basic Permit. Esta persona es la encargada de gestionar el certificado de aprobación de etiqueta o Certificate of Label Approval, que debe ser obtenido antes de exportar el vino. Para obtener el COLA (Certificado de Aprobación de Etiqueta), hay casos en los que el importador necesita la preaprobación del producto tras una exhaustiva evaluación.

El importador que es quien se encargará de revender el producto a los distribuidores mayoristas estatales, y éstos a los minoristas. Es otras palabras, nos encontramos con el sistema de tres escalones donde no puedes exportar al consumidor final directamente. Este sistema de tres escalones o Three Tier System tiene incidencia directa en el precio del vino español, por lo que no puede competir en el mercado más económico para los consumidores.

El exportador debe estar atento a las regulaciones vigentes para la entrega de la documentación exigida para el producto. Por este motivo, es recomendable establecer un contrato interno entre las partes (importador-exportador) donde se especifiquen los términos de la negociación.

Los requisitos sanitarios exigidos establecen el número de sulfitos, acidez volátil y grado alcohólico según la clasificación del vino. La FDA autoriza el contenido máximo de compuestos como metanol. Los vinos también deben registrarse ante la FDA para cumplir con los requerimientos de la ley contra el Bioterrorismo.

El control fitosanitario está a cargo de Animal & Plant Health Inspections, quien exige que los medios de carga y embalaje deben ser tratados según lo establecido por Plant Protection Conventions (IPPPC). Este procedimiento exige calentamiento al horno o fumigación con bromuro de metilo.

El exportador también tiene que tener en cuenta los compromisos fiscales y aduaneros, que en el caso de la entrada de vinos a los Estados Unidos son tres: El impuesto federal del alcohol, Federal Excise Tax (FET), los aranceles (duties) y las tasas de trámites aduaneros.

Las exigencias de la exportación del vino para los Estados Unidos no se quedan aquí. El transporte también debe cumplir con una serie de requisitos en cuanto al control de la humedad, luz y cambio de temperatura, entre otros.

TheFoodTeam International te provee de toda la asesoría necesaria para colocar tu vino en este competitivo mercado. Contáctanos para comenzar desde ya tu proceso de exportación acompañado del mejor equipo y con todas las garantías del caso.